Planeta Asperger le da voz y rostro al síndrome

Dirigido por María Barroso y Ricardo de García, Planeta Asperger es un documental que pretende darle voz al síndrome de Aspeger, permitirle que se exprese en su propio lenguaje, que trate libre y ampliamente los temas que le preocupan. En pocas palabras, que se muestre tal cual es, más allá de los mitos y prejuicios con los que la sociedad ha intentado racionalizar ese sentimiento ambivalente, compuesto a partes iguales de curiosidad y temor, que despierta la conducta de las personas con el síndrome.

Porque la verdad es que no todos los aspies son genios de la matemática o de la programación informática. Y asimismo, no todos los aspies son sujetos intratables, que rehuyen sistemáticamente cualquier trato con los demás. Aunque venidos de otro planeta, la gran mayoría de ellos son como tú o como yo, personas con sueños y afectos, con una historia de éxitos y frustraciones, de aspiraciones y desilusiones, en lucha permanente por alcanzar la felicidad, comprenderse a sí mismos y a sus seres queridos.

Para transmitir este mensaje, Barroso y de García seleccionaron a un grupo heterogéneo de personas con Asperger, desde niños hasta casi el medio siglo de edad, y les permitieron dar libremente su testimonio. A lo largo del film, nos cuentan la historia de su vida, sus aspiraciones para el futuro inmediato, su lucha contra el bullying, sus intereses personales y sus pasatiempos... Entre ellos están:   

Michelle (16 años). El colegio es una pesadilla para ella a causa del bullying. No quiere aguantar más.

Marcos (12 años). Le gustaría hacer amigos, pero no sabe cómo.

Víctor (22 años). Ha decidido encerrarse en su habitación, donde está creando un micromundo.

Regina (34 años). Su lado autista casi la hunde en un pozo sin retorno, pero ahora recompone paso a paso su vida, tras un inesperado golpe del destino.

Josué (27 años). No soporta la idea de ser una carga para su familia. Hace too lo que puede para encontrar empleo y abrirse camino.

Francisco (49 años). Ha llevado una máscara toda su vida. Una máscara que lo disfrazó de «normal» durante más de 30 años, incluso en su matrimonio.

Si todavía no estás del todo convencido de querer ver este magnífico documental, aquí te dejamos un abreboca:

 

 

AAAA

PATROCINADORES