Sí existe relación entre los genes del autismo y la inteligencia superior

Desde la ya clásica Rain man (1988) -con la memorable actuación de Dustin Hoffman en el papel de Raymon Babbitt, el hermano con autismo de Charles- hasta la más reciente The Accountant (2016), protagonizada por Ben Affleck, las películas de Hollywood que han tocado el tema del autismo muestran interés por esa imágen intensa, enigmática de una persona que, marcada por un trastorno que afecta especialmente las áreas mental y cognitiva, hace gala, sin embargo, de una inteligencia a todas luces superior a la media.

Esa imagen, llena de paradoja y fatailidad, a las familias de personas con autismo nunca nos ha gustado mucho, pues sabemos de primera mano que si alguna paradoja hay en el universo del autismo, esta consiste en que la gran mayoría de las personas con TEA son bastanten «normales»: ni tan inteligentes como para alcanzar la genialidad, ni tan afectados por el trastorno como para convertirse en seres totalmente ajenos a la sociedad. Es gente con talentos, sentimientos y, sobre todo, muchos retos por vencer.  

Sin embargo, sí, también es cierto que un porcentaje realmente pequeño de personas con TEA viene al mundo con destrezas cognitivas fuera de lo común. ¿La razón? Nadie la conoce.

Pero una reciente investigación conjunta de las universidades de Edimburgo (Reino Unido) y Queensland (Australia) llegó a una interesantísima conclusión: la inteligencia superior a la media que exhiben algunas personas neurotípicas, sin síntomas de autismo, podría tener su origen en la presencia de genes asociados con el autismo en el ADN de estas personas.

Los investigadores analizaron el ADN de 10.000 escoseces a quienes también sometieron a pruebas para determinar sus capacidades cognitivas. «Así han comprobado que las personas sanas con peculiaridades genéticas asociadas al autismo sacaban mejores puntuaciones en los tests. Otro estudio posterior efectuado con 921 adolescentes ratificó este vínculo», reseña el portal web muyinteresante.es

«Ya se sospechaba que existe una relación entre el autismo y una función cognitiva superior, como ponen de manifiesto el llamado ´síndrome de Silicon Valley´ y muchas historias del cine y la literatura popular», recuerda Nick Martin desde el Instituto para la Investigación Médica de Queensland. Y concluye: «Esta investigación sugiere que los supuestos genes del autismo confieren efectivamente una ligera ventaja intelectual a su portador cuando no sufren el trastorno». 

 

PATROCINADORES